Fotografía de Público.es

Hace unas horas ha sido confirmada por las autoridades la muerte del ex-líder libio Moammar Gadhafi, en la ciudad de Sirte, último reducto armado de las fuerzas del fallecido coronel. "Gadafi fue arrestado. Está gravemente herido, pero todavía respira" declaraba el comandante Mohammed Leith de la AFP. Las primeras imágenes llegaron en formato de video, grabado con el celular de uno de los soldados, en él Gadhafi aparecía cubierto de sangre y con grandes dificultades para mantenerse en pie. Horas después se confirma su muerte y el país estallaba en vítores, macabra escena si tenemos en cuenta que lo que se celebra es la muerte de una persona, sea quien sea dicha persona.



La desaparición del dictador pone fin a un tortuoso y sangriento capítulo de la historia de Libia. Ocho meses ha durado esta revolución, dejando una estela de destrucción a su paso que tardará tiempo en desaparecer. En estos momentos la máxima prioridad del Consejo de Transición libio es confirmación de la paz, y conseguir la certeza de que el hijo de Moammar, Saif, heredero “legítimo” al poder, no cometa ninguna estupidez y se entregue a la justicia. El periodo que se abre a continuación es incierto para el pueblo libio, aunque como ya he dicho, confío en que tomarán la decisión correcta y se unirán a esta honorable comunidad de países libres de la que muchos formamos parte. Quién sabe, quizá los libios acaben dándonos una gran lección de democracia.



0 comentarios:

Suscripción gratuita por correo

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores en Blogger