No me puedo tomar del todo en serio una ley que se llama SOPA, soy incapaz. Aunque quizá desglosando sus siglas parezca menos ridícula, Stop Online Piracy Act, ¿a que ahora da más miedo?

SOPA es un proyecto de ley presentado ante la Cámara de Representantes de Estados Unidos el 26 de Octubre de 2011. La traducción de sus siglas reza literalmente “Cese de la piratería en línea”, una medida que la industria cultural estadounidense llevaba buscando desde hace tiempo. En cierto modo es un ataque a la desesperada por parte de esta industria, que ha visto mermar sus beneficios desde que la dictadura cultural hollywoodiense fue derrocada por las pequeñas páginas web. Aunque no me posiciono absolutamente en contra de las medidas anti-piratería, ésta vez se han pasado de la raya. SOPA no solo es un golpe a la piratería, es una invitación a la censura. Al igual que la Ley Sinde en España, SOPA pretende establecer dos normas básicas: la posibilidad de los autores de denunciar las páginas que consideren “irrespetuosas” con sus derechos de autoría y, como consecuencia de la denuncia, la obligación de las empresas que sustenten la página denunciada a cerrarla o bloquearla. Algunas personas confunden ésta cláusula, he oído muchas veces que basta con poner el servidor en país extranjero para que la página siga en funcionamiento. Esto no es cierto, la ley (tanto la española como la estadounidense) les obligaría a bloquear el acceso a dicho espacio web dentro de las fronteras del país. Además de estas dos polémicas normas, las leyes española y norteamericana difieren en que la segunda también prohibiría a los buscadores mostrar en sus resultados de búsqueda las páginas censuradas, e incluso los enlaces hacia ellas.

Hoy los gigantes de la red se han manifestado, reiterando su total rechazo hacia la ley SOPA. Portales como Wikipedia, Digg o Twitpic han cerrado el acceso a sus servicios durante gran parte del día de hoy, como protesta contra lo que consideran “una afrenta a todos los internautas”. Otras grandes empresas de Internet también han mostrado su apoyo a esta protesta anunciando mensajes de rechazo en sus respectivas webs, como Google o Wordpress. Twitter y Facebook, sin embargo, han preferido mantenerse al margen, aunque de igual forma han expresado que no aprueban esta ley y que tomarán medidas en caso de que la propuesta siga avanzando.

Personalmente no creo que ésta propuesta de ley llegué a materializarse realmente, aunque su apoyo es sólido sus enemigos son múltiples y gigantes. Sin embargo, me parece que con la ley SOPA se abre la veda. A partir de ahora tendremos que luchar, en el sentido más literal de la expresión, contra la censura de nuestro único medio de expresión real. Internet es mucho más que un lugar donde ver pelis sin pasar por taquilla o hablar con tus amigos sin apoquinar unos céntimos por minuto. Internet se ha convertido en el arma revolucionaría por excelencia. La primavera árabe, los movimientos indignados, la ocupación de Wall Street… nada habría sido posible (o al menos no en tales magnitudes) sin la comunicación, instantánea y global, de todos sus miembros. Hay muchas personas interesadas que Internet no esté al alcance de todos, es un arma demasiado peligrosa para ciertos poderes. Es nuestro deber combatir la censura y perpetuar la neutralidad de la red. Internet es el paraíso de la libertad de expresión y no tengáis ninguna duda de que intentarán arrebatarnos ese privilegio.

0 comentarios:

Suscripción gratuita por correo

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores en Blogger