Me he rebanado los sesos este Domingo para poder ofrecer un análisis relativamente acertado de la reforma laboral propuesta por el ala económica del Gobierno. A pesar de mi ya remarcada hostilidad hacia los temas económicos entiendo que en este caso se vuelve necesaria una entrada en relación a un paquete de medidas tan polémico. La reforma es inminente y sus efectos, aunque a medio plazo, supondrán un batacazo contundente al panorama económico en España. El texto íntegro de la carta es cuanto menos soporífero, no obstante dejo el enlace por si alguien no se fía de mi análisis y tiene el valor suficiente de leerlo e interpretarlo de nuevo. Vía elPais.com:

Me niego a resumir todo el contenido del texto, de modo que, siguiendo el ejemplo de numerosos diarios digitales,  he comprendido las claves más destacadas en un sumario de tan sólo 10 puntos.  

  1. Reducción de la indemnización por despido improcedente.
  2. Facilitación del despido por causas económicas.
  3. Fomento del empleo juvenil.
  4. Colaboración entre las empresas de colocación de trabajadores.
  5. Lucha contra el fraude.
  6. Supresión de los privilegios en convenios y permisos para ERE.
  7. Prohibido el encadenamiento de contratos temporales.
  8. Sanciones en la indemnización de directivos bancarios.
  9. Implantación de un contrato específico para emprendedores.
  10. Incentivos para la formación laboral. 



Muy probablemente este pequeño resumen no pueda compararse a la complejidad de la reforma, muchos otros medios han realizado un examen más exhaustivo del texto. Sin embargo he tratado de extraer las ideas más representativas de la reforma y las que más impacto social van a tener en primer momento. Hay muchas más medidas que no suponen una gran innovación y que dependerán del uso que se les de en el futuro. A grandes rasgos y según la opinión de los expertos, esta reforma no supondrá un cambio positivo realmente apreciable. Al contrario, en algunos casos se afirma que estas medidas empeorarán la situación económica. Algunos periodistas se atreven a acusar la carta de fomentar el desempleo y de aportar soluciones a corto plazo, desoyendo las amenazas del futuro. Personalmente creo que la reforma tiene  pros y contras por igual, de modo que es difícil tacharla de buena o mala. De lo que si se le puede tildar es de acusadamente liberal, claro que esto era una característica predecible dada la inclinación política del Gobierno. Más allá de mis desacuerdos con ciertos puntos de la reforma, creo que se trata de unas medias realizadas apresuradamente y sin tener en cuenta la complejidad del problema que afrontamos. Probablemente esto es así debido a la presión que desde la cúpula europea está sufriendo el Ejecutivo español. 


Mañana publicaré un artículo para analizar de forma más pormenorizada cada punto de los diez citados anteriormente. 

0 comentarios:

Suscripción gratuita por correo

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores en Blogger