Este es el lema unánime de los manifestantes que ayer protestaron de nuevo por las detenciones de 10 de los suyos, ejecutadas por el cuerpo de policía el jueves 16 de Febrero. Ese día se citaron a las puertas del instituto Lluís Vives de Valencia varios movimientos de protesta por los recortes en Educación. La congregación, que llegó a alcanzar varios centenares de personas entre estudiantes y representantes sindicales, se apostó en la calle Xátiva y cortó la afluencia de tráfico en esa calle, muy transitada, de Valencia. La intervención policial se hizo inevitable cuando, según fuentes de la policía, algunos manifestantes comenzaron a zarandear el vehículo de una ciudadana que trataba de cruzar la calle sin demasiado éxito. La conductora fue ayudada a salir de su coche y tuvo que ser atendida por un ataque de ansiedad. Tan solo hubo un detenido por este incidente. Más tarde se produjeron otros cuatro arrestos justificados, según la policía, por la agresión que sufrió un agente, ahora lesionado, que trataba de reprimir la marcha junto a sus compañeros. Los establecimientos de la zona sufrieron también los estragos de la protesta, por lo que se produjeron otras dos detenciones. Ese mismo día, por la tarde, una concentración ante la Jefatura de Policía se saldó con una carga y el arresto de otras dos personas. En Castellón las protestas acabaron con el décimo y último detenido de la jornada.
   
El viernes se repitió la concentración, que de nuevo inundó los alrededores del IES Lluís Vives. Esta vez la protesta levantó una mayor polémica fuera de los límites de la Comunidad Valenciana. La noticia de las brutales cargas policiales se encendió como la pólvora en las redes sociales con el hashtag de #LluisVivesSinMiedo y se convirtió rápidamente en una jugosa noticia para los medios de comunicación. La protesta acabó con seis detenciones que se suman a las diez que se practicaron el jueves, de las cuales tan solo dos personas han salido en libertad sin cargos. En esta ocasión se contaron nueve heridos, de los cuales cinco son agentes de la ley, un joven con una herida en la mano, una chica hospitalizada en el Clínico de Valencia por una herida en la cabeza y dos hombres con contusiones leves.



La desproporcionada actuación policial, que cargó contra cientos de manifestantes entre los cuales se contaban un gran número de menores, ha despertado la indignación de muchos colectivos que ahora se proponen denunciar a los responsables. STEPV-Intersindical Valenciana exige la inmediata dimisión de la delegada del Gobierno Paula Sánchez de León. Quien ha recalcado su apoyo a la intervención de la policía mediante un comunicado emitido ayer. Por su parte el foro del IES Lluís Vives se llena de protestas contra la actitud policial y toman como lema de su denuncia el insulto con el que uno de los agentes se dirigió a una alumna del centro: “No tienes cuerpo ni de puta”.
   
La delegada Sánchez de León ha convocado una reunión de los responsables de los partidos con representación en Les Corts con el fin de discutir sobre “la proliferación de concentraciones no comunicadas”. Aunque algunos de estos partidos no quieran hablar sobre este tema, sino más bien sobre la pronta reprobación de la responsabilidad de Sánchez de León en la orden policial.



Imágenes vía Periodismo Humano



0 comentarios:

Suscripción gratuita por correo

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores en Blogger