El primer ministro italiano, Mario Monti (ex-asesor financiero de Coca-Cola o Goldman Sachs, entre otros) ha deslumbrado hoy al pueblo italiano en un despreocupado acto de solidaridad sin precedentes. Con toda la normalidad del mundo ha anunciado que renunciará a su sueldo (o compensación retributiva si preferís el eufemismo) como primer ministro y ministro de economía. Se quedará en ese caso con lo que le reporte su cargo de senador, pero no os preocupéis por el bueno de Mario, confío en que se guardara algún pellizco de sus anteriores y bien remunerados empleos. Aunque me burle un poco de esta decisión, lo cierto es que bastante acertada, contentará  a las masas de italianos enfadados y no hay queja posible ya que, al fin y al cabo, está contribuyendo al ahorro general. Es preocupante que personas como Monti, de quien apenas se puede decir que haya sido democráticamente elegido, sean tan buenos o mejor políticos que los que fueron elegidos por sufragio directo. Y es que resulta innegable que hasta ahora el nuevo primer ministro ha hecho una tarea realmente ejemplar, claro que, al fin y al cabo, está en su puesto para eso. Me lleva pensar que no elegimos al mejor hombre, o mujer, para el cargo como en teoría debería ser, lo que nosotros elegimos por votación es la cara más bonita y las manos más limpias.

0 comentarios:

Suscripción gratuita por correo

Con la tecnología de Blogger.

Seguidores en Blogger